5 de enero de 2008

POLILLA CYBORG

Mirad lo que encontré así, como de rebote hace poco. Muy curioso el experimento...
¿Querrá decir esto que aunque no nos pusiéramos un RFID subcutáneo podrían llegar a localizarnos igual ?
Suena a película con ambiciosas aspiraciones pero podría se una realidad en un futuro. El PDF no tiene desperdicio.

La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada para el espionaje (IAPA en sus siglas en inglés) y la Agencia de Proyectos Avanzados de Investigación de Defensa (DARPA en sus siglas en inglés) nos dejan boquiabiertos.


El Departamento de Defensa de EEUU experimenta con insectos en los que introduce chips para espiar


• El programa supone un paso más allá de los minirrobots voladores



Si quieres ver el gráfico en PDF haz click aquí.


JOAN CAÑETE BAYLEWASHINGTON

En la década de los 70, la CIA desarrolló un juguete: el insectóptero, un robot volador con el aspecto de una libélula que contenía un pequeño motor que se alimentaba de gasolina y movía cuatro alas. El insectóptero era capaz de volar, pero la oficina de desarrollo tecnológico del organismo de espionaje acabó considerándolo un fracaso porque no podía enfrentarse a los vientos racheados.

Pero esto no significa que los diferentes departamentos del espionaje estadounidense hayan desistido de la fabricación de pequeños robots voladores, con la apariencia de un insecto, con objetivos de espionaje. De hecho, según publicó ayer The Washington Post, la Agencia de Proyectos Avanzados de Investigación de Defensa (DARPA en sus siglas en inglés) está trabajando en lo que el diario denomina una polilla cyborg: insertar chips de ordenador en la crisálida para dar lugar a insectos que puedan ser controlados a distancia.


Gandalf y la polilla"A lo mejor recuerdan que en El señor de los anillos Gandalf usa una polilla para pedir ayuda aérea. Esta visión de ciencia ficción está dentro del ámbito de la realidad", dice The Washington Post que afirmó en un simposio Amit Lal, director de programas de la DARPA, el pasado mes de agosto.

El proyecto se llama Sistemas Microelectromecánicos de Insectos Híbridos, y su objetivo es que los nervios de los insectos crezcan en el interior del chip para así poder controlar sus movimientos.Los experimentos, aún en fase embrionaria, son un paso más en el intento de los departamentos de espionaje estadounidenses de mejorar su tecnología.

Por eso, este año se creó la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada para el espionaje (IAPA en sus siglas en inglés), con el objetivo de nutrir de "tecnología revolucionaria" al conglomerado de organismos de espionaje estadounidenses. Entre los proyectos en los que la IAPA trabaja hay tecnologías de camuflaje para que un objeto no sea detectado por un radar, el desarrollo de fuentes de energía que usan nanotecnología y ordenadores cuánticos que pueden acelerar el descifrado de códigos.

La IAPA se creó a imagen y semejanza de la DARPA, fundada por el Departamento de Defensa en 1957 como respuesta al lanzamiento por parte de la URSS del Sputnik y a quien, desde entonces, se deben avances que después han sido utilizados en el ámbito civil, como los sistemas de localización por satélite (los GPS) y, sobre todo, internet, que nació como un proyecto militar.

En el ámbito de los robots voladores, cuanto más pequeños mejor, EEUU lleva trabajando en diferentes proyectos desde la segunda guerra mundial. Pero ha sido en la última década, después de que la ciencia haya averiguado con exactitud cómo funciona el sistema de vuelo de los insectos, cuando esta tecnología ha experimentado un impulso tanto en el ámbito de la investigación pública como en la privada.

Si las polillas cyborg están aún en fase experimental, no ocurre lo mismo con los insectos espías totalmente mecánicos.100modelos diferentesSegún datos publicados por The Washington Post, el Departamento de Defensa cuenta con 100 modelos de robots voladores, que van desde el tamaño de un pájaro hasta el de un pequeño avión.

Durante el 2006, estos aparatos volaron un total de 160.000 horas, cuatro veces más que en el 2003. El abanico de usos de los robots voladores es muy amplio: pueden seguir a sospechosos desde el aire, guiar misiles hasta sus objetivos y sobrevolar las ruinas de edificios destruidos en busca de supervivientes.Al margen del Pentágono, en las universidades estadounidenses también se han dado avances.

El Instituto de Tecnología de California y la Universidad Vanderbilt han desarrollado un microornitóptero que vuela y cabe en la palma de la mano. En Harvard, han probado con éxito un robot con alas sintéticas que aletean 120 veces por segundo.

El Instituto de Tecnología de Georgia tiene en fase experimental un pequeño avión que convierte gasolina en gas caliente que mueve cuatro alas.El artículo de The Washington Post cita a participantes en manifestaciones contra la guerra que afirman haber visto extraños insectos que los observaban. El Departamento de Defensa no habla de estos experimentos, pero otros científicos citados por el diario dudan de que se haya arriesgado esta preciada teconología poniéndola al alcance de la mano de manifestantes.

Y es que el tamaño es a la vez la virtud y el defecto de estos robots, ya que si por un lado les ayuda a camuflarse, por el otro nada impide que un pájaro los tome por lo que parecen: insectos.

1 comentario:

sincerous dijo...

jajaja ... pero todo eso se puede hacer? la de dinero que usaran para esas cosas en lugar de usarlo en educación.